El calzado como carta de presentación

¿Sabías que las manos y los zapatos son nuestra carta de presentación?… sino lo sabías, presta atención a esto.

Unas manos descuidadas, unas uñas sucias o unos zapatos manchados pueden colgarnos una etiqueta poco deseada, a pesar de haber puesto mucho cuidado en la indumentaria. En este post, queremos ceñirnos a la importancia del calzado y concienciar al lector de que no debemos dejarlo en un segundo plano.

En primer lugar, ya seas hombre o mujer, pon especial interés en la limpieza y cuidado del calzado y no dejes que estropeen la buena impresión que haya podido causar tu vestuario.

shoes-877939_960_720
Zapato negro, imprescindible en el fondo de armario

Si eres un hombre, debes saber que es sinónimo de elegancia que el color del zapato combine con el color de otros accesorios como el cinturón. Además el color del calcetín debe suponer una prolongación del mismo.

Si eres mujer, la gama cromática es mucho más amplia y los colores pueden variar dependiendo de factores como la época del año, la etiqueta marcada o el tipo de evento. De esta manera, los colores oscuros se emplean mucho más cuando se habla de etiqueta mientras que los colores neutros tienen más cabida en eventos diurnos.

No solo el color es algo que varía según las circunstancias. Por un lado, la altura del tacón debe guardar cierta consonancia con el horario y el tipo de evento; y por otro, el grosor del mismo debería adecuarse al tipo de terreno que vayamos a pisar, para evitar que perdamos el equilibrio.

Si tienes algún acontecimiento próximamente, presta atención a estos 5 consejos:

1- Zapato plano: es apto para un entorno laboral, eventos diurnos de carácter profesional o actos que no requieran de ostentación ni excesos. Es un complemento que se admite más con el pantalón que con la falda. Aporta comodidad y por eso nos invita a relajarnos a la hora de elegir la indumentaria. ¡Cuidado con esto!

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Foto-9-4-20-16-04-16.jpg

2- Tacón bajo o medio: es ideal para eventos diurnos de todo tipo, como reuniones laborales o entrevistas de trabajo; y eventos nocturnos, máxime si nos es imposible el manejo de un tacón más alto. Visten mucho más que el calzado plano y por tanto, complementan mucho mejor el look.

3- Tacón alto: es perfecto para eventos nocturnos, o eventos diurnos muy puntuales; y repito, muy puntuales. La altura del tacón estiliza mucho más la figura y complementa a la perfección un look de fiesta; pero fuera de este ámbito, un tacón demasiado alto podría quedar fuera de lugar. Debemos ser conscientes de si nuestros pies van a soportar este tipo de tacón, permitiéndonos andar con naturalidad, y no perder elegancia. Sino vamos a tolerarlos, mejor optar por unos de altura media.

4- Apertura del calzado. Si vas a elegir un calzado abierto, procura llevar los pies y las uñas limpias y cuidadas.

5- El material con el que un zapato está fabricado puede hacer que éste, quede más destinado a un tipo de evento que a otro. Si hablamos de brillos, lentejuelas o charol, nos estamos refiriendo a un calzado destinado a eventos nocturnos y festivos; mientras que la piel o el ante pueden estar entre los materiales destinados a los eventos diurnos y oficiales.

En pocas palabras, la elección del calzado dependerá del tipo de acto, el lugar y la sobriedad del mismo; porque como dice el refrán «zapatos de charol, ni para el agua, ni para el sol».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *