Reglas de presentación

¿Sabías que existen unas reglas de presentación?

Las propias relaciones sociales y profesionales, comienzan con una presentación.

Es probable que en más de una ocasión te hayas encontrado en la situación de tener que presentar a dos personas que no se conocen y probablemente ni hayas reparado en que existan unas normas que «rigen» este tipo de situaciones. ¡Pues así es!

Antes de enumerarlas debes tener en cuenta, ante todo y sólo por educación, que siempre que te encuentres con personas que no se conozcan entre ellas, debes presentarlas.

Una vez que procedes a la presentación, existen unas reglas de cortesía que deberías tener en cuenta, y que responden a tres conceptos:

  1. Sexo. Cuando presentas a dos personas de distinto sexo, siempre debes presentar el hombre a la mujer. Un ejemplo sería «Don Pedro le presento a la Señorita Claudia».
  2. Edad. Cuando se presentan dos personas de distinta edad, la más joven siempre será presentada a la de mayor edad.
  3. Rango. Cuando hablamos de presentar a dos personas de diferente jerarquía, la de menor rango siempre será presentada a la de mayor rango.

Si se da el caso en el que se reúnan dos de estos conceptos en una única presentación, recuerda que la edad y la categoría prevalecen al sexo. De esta manera una chica joven siempre será presentada a un hombre mayor o un hombre a una mujer, si la última tiene un mayor rango.

Si además, la presentación va acompañada de una breve explicación de quién es cada uno, ambos se sentirán más cómodos a la hora de iniciar una conversación.

Estas normas sociales podrían variar según el entorno donde se realiza la presentación y el grado de familiaridad existente entre las partes presentadas.

De esta manera, dentro de un entorno profesional, una secretaria debe ser presentada a un Director General, pero en un entorno no profesional, el concepto a adoptar debería ser el del sexo. Es por ello que debemos ser conscientes del lugar en el que realizamos la presentación.

Por último y como consejo, si te encuentras en un entorno profesional y no estás seguro de los rangos o edades, es preferible que cedas la presentación a otra persona, y así evites que alguna de las partes pueda ofenderse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *